Por Gabriela Guerra Rey

Cuando las economías sufren vaivenes y cuando las monedas emergentes como la mexicana se enfrentan a la volatilidad en los tipos de cambio, se piensa en automático en invertir en dólares, aunque no siempre analizamos todas las aristas de esta decisión. Es una buena opción, sí, solo hay que entenderla y diversificarse en instrumentos que permitan mantener un portafolio sano.

Durante los últimos 70 años el dólar ha sido la moneda dominante del mundo, ello significa que las grandes reservas internacionales están denominadas en dólares, y que la mayoría de las transacciones a nivel global se hacen en esta divisa. Todo esto la calificaba en automático como un paraíso seguro para grandes y pequeños inversionistas. No importa qué ocurriera en la economía local, regional o mundial, los activos en dólares estaban protegidos.

Aunque hoy día el billete verde se enfrenta a una guerra despiadada con el euro y otras monedas asiáticas, además de verse la cara frente a las denominadas criptomonedas, sigue siendo el más utilizado.

Datos de los organismos financieros internacionales más importantes reflejan que todavía más del 60% de las reservas internacionales permanecen en dólares y de que el comercio a nivel global sigue siendo mayoritariamente en la moneda estadounidense.

Un artículo de la revista Sputnik Mundo, recuerda que uno de sus puntos más fuertes son los petrodólares, un acuerdo de Washington con Arabia Saudí que data de 1974, que establecía la divisa norteamericana como base del comercio petrolero mundial.

 

¿Están contados los días del billete verde?

En la actualidad, debido a todas las amenazas latentes, algunos expertos avizoran el fin de ese sistema monetario, por considerar que el dominio de una moneda es históricamente inusual.

El libro “Cómo funcionan las monedas mundiales: pasado, presente y futuro”, de Barry Eichengreen, profesor de economía de la Universidad de California y experto en sistemas monetarios globales, así como los economistas del Banco Central Europeo, Arnaud Mehl y Livia Chitu, desafían esa visión tradicionalista.

Los especialistas plantean la posibilidad de la coexistencia de diversas monedas de refrencia. Con ello, plantean el fin del dólar como moneda dominante, que se verá obligada a compartir su papel con el euro y el yuan, especialmente.

Sin embargo, un artículo del periodista especializado Manuel Freytas, titulado “Las ocho razones principales ¿Por qué el dólar controla la economía globalizada?”, plantea que, de caerse el sistema dólar se generaría una mundialización de la crisis en la que ningún Estado capitalista podría sobrevivir.

“Si se cayeran Estados Unidos y el dólar, sería como si una bomba nuclear estallase en la economía y en el sistema capitalista y nadie podría escapar con vida de la radiación que se desataría a escala planetaria”, asegura.

El periodista enlista las principales causas de su teoría (datos de 2014):

1) El dólar es la moneda de cambio y de reserva internacional para los países de todos los continentes.

2) Alrededor del 70% de las reservas mundiales están en dólares.

3) El dólar está involucrado en el 86% de las transacciones diarias de divisas en el mundo.

4) Casi dos terceras partes de las reservas de los bancos centrales del mundo están denominadas en dólares, a pesar del temor de que se produzca un éxodo masivo de la divisa.

5) Un 80% de las transacciones internacionales, un 70% de las importaciones mundiales y la casi totalidad del comercio petrolero se realizan en dólares, según el Banco Mundial (BM) y el Departamento de Comercio estadounidense.

6) El sistema financiero especulativo internacional está “dolarizado”, y las bolsas y los mercados internacionales de dinero operan mayoritariamente con la divisa estadounidense.

7) Los países emergentes y las potencias económicas desarrolladas generan más del 75% del PIB mundial en dólares (el resto se genera en euros y otras monedas), asegura el BM.

8) Las empresas y los grupos financieros transnacionales que controlan los sistemas financieros especulativos y los sistemas económicos productivos a escala mundial (por encima de los gobiernos) realizan mayoritariamente sus volúmenes de negocios, inversiones y tomas de ganancias en dólares.

 

Invertir en dólares

Visto lo anterior, habrá que tener reservas sobre lo que sucede hacia el futuro, pero el dólar seguirá siendo todavía durante mucho tiempo la moneda de referencia y de reservas. Invertir en instrumentos dolarizados es una acción que para muchos especialistas ayuda a protegerse de los tipos cambiarios en divisas emergentes, o de crisis económicas coyunturales.

Habrá, sin embargo, que diversificar ya sea en este tipo de instrumentos o en otros, porque de ello depende cualquier portafolio que se precie de tener una buena estrategia. Conoce por qué debes diversificar.

También en instrumentos dolarizados los hay más o menos volátiles, de mayor o menor riesgos. Tomar las mejores decisiones será preocupación del propio inversionista, de su asesor, y habrá que tener en cuenta su perfil. Esto es lo fundamental que necesita conocer quien pretenda apostar a los instrumentos dolarizados.

 

Cómo invertir en dólares

Los especialistas de Casa de Bolsa Finamex, han ofrecido alternativas tangibles para invertir en dólares.

Invertir a través de un ETF. Significa comprar títulos que se comercializan como acciones, pero que replican el comportamiento del dólar frente a otra moneda. Ejemplos de estos ETF’s son el Peso Trac y el Dólar Trac. Esta alternativa es equivalente a comprar la moneda, pero con mayores ventajas de liquidez y valuación.

Invertir mediante Forwards. Se trata de un acuerdo entre dos partes, en el cual un comprador y un vendedor pueden negociar hoy un tipo de cambio, para comprar o vender dólares en el futuro, en un periodo de tiempo determinado.

Invertir en acciones o instrumentos que cotizan en dólares. Es decir, títulos de empresas o gobiernos internacionales. La ventaja es que no solo ganarás por el movimiento del tipo de cambio, sino también por la valuación de tus acciones.

Los instrumentos dolarizados pueden ser una opción para diversificar tu portafolio de inversión, si quieres más información contacta a un asesor financiero y consigue que el billete verde engrose tus rendimientos.

Conoce por qué no debes temer a la Renta Variable con la guía que preparamos para ti

Descarga_documento