Por Marisol Magaña

Ya pasó un año desde que el magnate Donald Trump se convirtiera en el 45° Presidente de los Estados Unidos, aunque, muchas cosas han cambiado desde que el mandatario tomara protesta.

Desde los inicios de campaña y hasta la fecha, la amenaza por parte de los EE. UU. de su salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se ha convertido en unos de los temas más controversiales.

En la actualidad se han llevado a cabo seis rondas de negociaciones para modernizar el TLCAN. Pero, durante el primer día de la sexta ronda, el gobierno estadounidense anunció la imposición de un arancel especial sobre las importaciones de lavadoras de gran tamaño y componentes de sistemas de energía fotovoltaica.

En el caso de las lavadoras, el gobierno estadounidense impondrá un arancel de 50%, el cual se irá reduciendo de manera gradual en el lapso de tres años. En tanto, el arancel a los módulos solares se colocó en 30%, el cual disminuirá gradualmente en el transcurso de cuatro años.

La medida del Presidente Trump desató gran controversia y, sobre todo, un conflicto comercial que afecta principalmente a China, Corea del Sur y México. Datos oficiales revelan que en 2016 el vecino país del norte, importó 278 millones de dólares en lavarropas y mil 127 mdd en paneles solares.

En ese sentido, la Secretaria de Economía de nuestro país, calificó de “lamentable” la decisión y afirmó que “México utilizará todos los recursos legales para que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones internacionales, en particular, con respecto a la compensación prevista en el artículo 802.6 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte”.

A su vez, China y Corea del Sur se sumaron a la ola de desaprobación y advertencias. Entre las empresas más afectadas se encuentran las surcoreanas LG y Samsung.

 

Blanco de desprecio

Sin duda alguna, nuestro país ha sido uno de los blancos preferidos de la actual administración de Estados Unidos, lo cual no sólo ha lacerado las relaciones diplomáticas entre ambas naciones, sino también, las comerciales.

Con la amenaza de construir un muro fronterizo, bloquear los fondos federales para las ciudades santuario que alberguen (sin reportar) la presencia de inmigrantes y sus discursos plagados de odio, Trump sólo ha conseguido dividir a la sociedad de su país.

La popularidad del mandatario es posiblemente la más baja de la historia. Una encuesta de The Washington Post, señala que “70% de los encuestados considera que los Estados Unidos vive una división similar a la que generó la Guerra de Vietnam”. Asimismo, indica que otra fracción piensa que su administración (de Trump) es “disfuncional”.

 

Tuits del mal

Durante un año, Donald Trump se ha destacado por ser un tuitero de corazón y es que desde la red social el mandatario ha hecho declaraciones que han puesto en jaque a naciones enteras.

A un año de su gobierno, el controversial Presidente ha utilizado Twitter como un “diario” donde insiste en publicar sobre su rivalidad con Corea del Norte y Kim Jong, así como la pelea interminable con el famoso botón nuclear.

Otro tema preferido es despotricar en contra de sus detractores, también vanagloriar su gobierno y su lucha proteccionista. Gusta de atacar a su antecesor Barack Obama, a Hillary Clinton, a la comunidad musulmana, a los demócratas, a inmigrantes y homosexuales.

Pero, sobre todo, los 140 caracteres de sus tuits se avocaban en “desmentir” noticias que considera falsas, ya sea sobre su manera de gobernar, sus decisiones, su vida privada y familiar.

Hasta el 25 de enero de este año, Donald Trump ha escrito alrededor de 36 mil 855 tuits. Asimismo, el mandatario cuenta con más de 47 millones de seguidores en Twitter.

El plano económico y bursátil tanto de México como del mundo ha sido impactado por las declaraciones y acciones de Donald Trump, sin embargo, siempre existen Aliados con Valor que te pueden ayudar a proteger tu capital.

Contacta a un asesor experto   él será tu guía y te ayudará a que tu dinero trabaje para ti en la era Trump.

 

Conoce cómo ha sido la gestión de Trump y las decisiones que repercuten a México