Por Tomás de la Rosa

Así como cuidas tu energía y vitalidad personal, también debes cuidar la salud de tu dinero, para evitar la peor enfermedad de tus billetes y monedas, la inflación, un cáncer que merma drásticamente la capacidad de compra con el paso del tiempo.

Así que saca tus ahorros del claustro que representa mantenerlo en el “colchón” o en cuentas tradicionales de la banca comercial y ejercita su patrimonio en instrumentos que te ofrezcan rendimientos superiores a la inflación en nuestro país.

Para que te des una idea: si en julio del año pasado hubieras guardado en casa 10 mil pesos, al mismo mes de este año, el poder adquisitivo de ese dinero sería equivalente a 9 mil 356 pesos, es decir, tu “guardadito” se habría depreciado 644 pesos o lo que es igual a 6.44 por ciento. Este último dato corresponde a la inflación del periodo señalado.

Por lo anterior, el dinero guardado en casa o en instrumentos tradicionales de ahorro bancario, que generalmente pagan rendimientos por debajo de la inflación, pierde valor, ¡ten cuidado!

Datos de Banxico muestran que a junio, las tasas de interés bancarias pagaron al ahorrador un rendimiento anualizado neto (restando el impuesto sobre la renta, ISR) de 3.91% en depósitos a plazo fijo, y de 3.96 por ciento en los pagarés con rendimiento liquidable al vencimiento.

Es decir, si hubieras invertido un año 10 mil pesos en depósitos a plazo fijo o pagarés, a junio pasado el poder adquisitivo de ese dinero habría sido alrededor de 9 mil 780 pesos. Lo que representa que el poder adquisitivo de tu dinero habría perdido más o menos 2.3 por ciento. ¿Por qué se depreció? Porque el incremento generalizado de precios (inflación) superó la tasa de interés que pagó el banco.

Esa pérdida de 2.3% es lo que se conoce como tasa real, es decir, a la tasa de interés que te pagan (nominal), se le resta la inflación que en junio (anualizada) fue de 6.31% y así resalta que la tasa real de los depósitos a plazo fijo fue negativa en 2.3% y la de los pagarés también negativa en 2.2 por ciento, es decir, te pagan menos que la inflación.

Entonces, como dice el Director de Promoción de Casa de Bolsa Finamex, José Antonio Ezquerra, “los instrumentos bancarios de corto plazo prácticamente no pagan nada (de intereses) arriba de inflación y eso no es invertir, eso es ahorrar”.

En cambio, los instrumentos de Renta Variable, son otra historia. En el caso de las acciones, los clubes deportivos pueden ser una opción. Por ejemplo: quien haya invertido en acciones del equipo del futbol italiano Juventus FC por un año, a junio pasado tuvo una tasa real de 95.2 por ciento. Esto representa que los 10 mil pesos iniciales, se habrían transformado en 19 mil 524 pesos.

En tanto, instrumentos que repliquen índices como el Dow Jones, el S&P 500 o el S&P/BMV IPC de la Bolsa mexicana de Valores (BMV) tuvieron tasas reales de 12.0%, 8.6% y 2.0 por ciento, respectivamente.

Así que es momento de que tomes el control de tus ahorros. Para que tu dinero no pierda valor, debes contactar a un asesor financiero  para que los rendimientos de tu inversión sean superiores a la inflación, así tu tasa de interés real ¡será positiva!

No lo pienses más y no permitas que tu dinero siga perdiendo valor y utiliza tu patrimonio de manera inteligente, así que es momento de comenzar a invertir de la mano de un experto.

Conoce si te conviene repatriar tu dinero aquí